Lo que el viento se llevo

Como sabéis, este fin de semana España ha sido golpeada por una ciclogénesis explosiva. Esto se ha traducido en intensas lluvias y fuertes ráfagas de viento. Esto, a su vez, se traduce en que sacar paraguas es mala idea. Pero da igual lo que os diga, porque hasta que vosotros no los descubráis por vuestra cuenta no lo averiguareis. Pero por si os sirve de algo os paso a relatar mi historia.

El Sábado me disponía a salir por ahí con unos amigos a tomar un café y puesto que llovía decidí a llevar paraguas. Hasta ahí todo bien. Pues en cuanto lo abrí, el viendo, traicionero como el solo, decidió que yo no me merecía llevar un paraguas me lo arrancó de las manos, literalmente, dejándome el mago en la mano. La situación se habría quedado ahí, pero había un señor que estaba al lado mío y que había sido espectador de la situación y que se me quedó mirando. En el momento en el que lo miré, me hizo levanto los hombros dándome a entender que “esas cosas pasan” a lo que yo no pude más  que responderlo con un gesto similar en el que le decía “Ya veo, ya” y cada uno siguió su camino.

Yo no se lo que el viento se llevo a los personajes de esa película, pero si se que a mi , el viento, me llevo un paraguas.

 

Fakes y #ChicosFakes

Se llama fakes a esos perfiles falsos que se crean ya sea para redes sociales o para cualquier perfil. Hubo una temporada en la que Twitter se plagó de fakes como era el caso de @EspeonzaAguirre o @Llourinho esos fakes no tienen maldad, ya que son twitters que avisan desde el primer momento que son fakes.

El problema surge cuando en las redes sociales como facebook o tuenti o incluso en redes sociales de más dudosas intenciones como Badoo se crean fakes que no son más que burlas copas de fotos para realizar una cyber-mentira y si cuadra cyber-sexo.

El caso es que ha llegado a mis oídos que por lo visto alguien ha creado un fake usando mis fotos en la última red social nombrada. El caso es que la persona que me lo contó no me pudo dar más información porque de eso hace meses.

De esto saco dos cosas en claro y es que me siento alagado a la par que ofendido por estás razones:

  1.  Hay una persona con dudoso gusto que me considera digno de ser un falseado.
  2. Mis imágenes son mías y que menos que pedirme permiso para hacer un fake con mis fotos, al cual, desde luego la respuesta va a ser negativa.

Lo que está claro es que la imagen de cualquiera está en peligro de ser vulnerada y sobre todo se habla mucho de los #ChicosTumbrl y los #ChicosInstagram, pero también existen los #ChicosFakes y yo soy uno de ellos, muy a mi pesar.